Publicado: 26 de Junio de 2015 a las 12:22

 El prurito o picor anal es un proceso frecuente y muy incómodo que agobia al paciente, pero que le cuesta contar y consultar.


 El paciente intenta solucionarlo con cremas variadas algunas mal indicadas y poco convenientes.


 El paciente que sufre picor anal necesita rascar la zona afectada provocándose erosiones en la piel que rodea el ano, provocando por infección la consiguiente dermatitis perianal y empeoramiento del picor, que pasa a acompañarse de dolor y sangrado en muchas ocasiones.


 El origen puede ser variado, desde la presencia de parásitos en las heces, hongos en vagina o heces, fisura o erosiones en el interior del ano, nerviosismo, alimentos picantes e irritantes, exceso de alcohol, etc.


 En todos los casos el paciente debe consultar sin miedo a su proctólogo que explorará y recomendará las pruebas necesarias para confirmar el origen del problema.


 Es obligatorio explorar a todos los pacientes y descartar párasitos en las heces, así como patologías asociadas, indicando el tratamiento individualizado a cada paciente.


 Es importante tratar el estreñimiento crónico para poder curar las erosiones y fisuras que existan en el canal anal.


 Se recomienda una alimentación sin chocolate, cocacola, cerveza, alcohol de alta graduación, té, menta-poleo, integrales, ensaladas, verduras y hortalizas crudas, ácidos ni picantes.


 Sí se debe comer carne, pescado, arroz, verduras y hortalizas cocidas o cocinadas, pasta no integral y frutas dulces.


 Beber 2 litros de agua al día, zumos y caldos.


 Evitar ejercicios violentos, grandes esfuerzos, bicicleta, montar a caballo, y en general todo esfuerzo que aumente la presión del ano.


 No se pueden usar tangas ni pantalones vaqueros ajustados.


 En la primera semana se deben realizar baños de asiento con agua templada que relajan el ano, durante 3 minutos / 3 veces al día, y a continuación administrar la pomada antibiótica que le indique su médico para curar la dermatitis perianal.


 Posteriormente, después de la higiene de la zona en la ducha o en lavado administrar aceite de oliva en la zona anal y perianal.